Artículos sobre Salud Dental

Dientes sanos desde pequeños: cuidado, higiene, dieta

By 03/04/2019 No Comments

Consejos del Dentista para unos dientes sanos en los niños

“Dios da dientes dos veces en la vida, la tercera vez – ya habrá que pagar”

Unos dientes sanos y bonitos es el sueño de cualquier persona. Hoy le contaremos lo que hay que hacer para que sus hijos tengan unos dientes sanos desde la niñez y para toda la vida.

Lo primero y lo más importante es la higiene de la cavidad bucal desde la edad más tierna

La gran mayoría de los padres no ven ningún problema en que el niño pierda sus dientes de leche por la culpa de la caries, piensan que todo estará bien, cuando le salgan los dientes permanentes. Pero eso para nada es así. La caries en los dientes de leche es muy peligrosa, ya que debajo de ellos se encuentran las “simientes” de los dientes permanentes, lo que significa que la caries puede filtrarse e infectarlos incluso antes de que se formen. Además, los dientes de leche sanos son la garantía de que las mandíbulas y los dientes permanentes del niño se desarrollen correctamente, lo que prevendrá muchos problemas en la edad adulta. También hay que recordar, que el niño necesita unos dientes de leche sanos para masticar bien la comida y estar bien nutrido y, que los problemas de dientes pueden llevar incluso a los trastornos del habla.

¿Con qué edad hay que empezar a cuidar la cavidad bucal del peque?

Cuanto más pronto – mejor. Los dientes empiezan a salir a los bebés a los 6 u 8 meses, pero los procedimientos de mantenimiento de la higiene bucal son necesarios desde el mismo día del nacimiento de su retoño. Para prevenir la acumulación de los microorganismos patógenos (tales como las bacterias o los hongos), que son capaces de provocar un gran abanico de enfermedades, es necesario limpiar la cavidad bucal del bebé después de cada comida. Usando un cepillo de silicona especial o gasa estéril húmeda hay que limpiar, frotando suavemente, las encías, la lengua y la parte interior de las mejillas del bebé.

¿Cuándo hay que empezar a usar el cepillo de dientes y cómo hacerlo correctamente?

Es importante comenzar a usar el cepillo dental, cuando al niño le salgan los primeros dientes de leche. El cepillo ha de ser suave y con un cabezal pequeño para que al peque le sea confortable usarlo y el proceso del cepillado no produzca emociones negativas. El dentífrico tiene que ser especial para niños y hasta los 3 años – ser sin flúor o con un contenido mínimo de este componente tan popular.
Intente conseguir que la limpieza de dientes se convierta en algo divertido e interesante para el niño. Para eso es imprescindible que lo hagáis junto con el peque, dándole ejemplo y enseñándole a cepillarse los dientes correctamente. Es importante aprender a limpiarse los dientes minuciosamente desde la edad más tierna, ya que eso es la garantía de conservarlos sanos y bellos durante muchos años.
Hay que apuntar, que hoy en día existen muchos tipos de cepillos para niños (con música, luces, etc.), que hacen que el aburrido proceso de la limpieza dental sea bastante más divertido. Con 5 años ya se puede empezar a utilizar el cepillo de dientes eléctrico, pero antes de comprarlo – consulte con su dentista. No es recomendable, que los niños usen el cepillo eléctrico más de 2 veces por semana. Recuerde, también, que hasta que los dientes no se desarrollen completamente, no se debe de usar el cepillo dental iónico.
No olvide limpiar bien la lengua del peque: primero, puede hacerlo con el mismo cepillo de silicona o con gasa húmeda, y luego con un cepillo especial para la lengua. Asegúrese siempre de que no quede en la lengua nada de sarro blanco.

¿Cuándo hay que empezar a visitar al dentista?

Los médicos recomiendan comenzar los chequeos regulares a partir de los 2 años de edad. Un dentista experimentado no solo podrá ver el principio del desarrollo de las caries, sino también le ayudará a prevenir otros problemas, como, por ejemplo, las patologías de la mordida.

La corrección de la mordida en niños y adolescentes

Para corregir a tiempo la mordida a los niños, se les ponen unos alineadores removibles. Son absolutamente indoloros, pero hay que vigilar que el peque los lleve puestos al menos 12 horas al día y que no se olvide de ponerselos después de limpiarse los dientes. A partir de los 11-13 años, cuando la fila dentaria ya está formada, ya se pueden poner los brackets. Actualmente existen muchos tipos de ortodoncias: metálicas (son menos bonitas, pero más económicas), de cerámica (mucho más estéticas, pero, a la vez, bastante más caras) e, incluso, invisibles, como las Invisalign.

Una dieta correcta es la clave para el desarrollo de unos dientes sanos

  • Es importante, que los niños desde la edad más temprana se acostumbren a comer alimentos sólidos, ya que esto es crucial para el desarrollo correcto de las mandíbulas. Lo mejor es que ronchen la fruta y verdura fresca – manzanas, zanahorias, pepinos, etc.. La fibra que contienen los vegetales crudos ayuda a eliminar el sarro de los dientes y, además, provoca la salivación, lo que destruye las bacterias patógenas.
  • Para que los dientes se desarrollen correctamente, el niño tiene que consumir más alimentos que contengan elementos como calcio, fósforo, magnesio, cinc, etc.. Todos estos minerales necesitan ir acompañados de vitamina D para asimilarse bien. Tales alimentos, como pescado, mantequilla, quesos o las yemas de huevo son la fuente de esta preciada vitamina. Hay que decir, que de los paseos al sol nuestro organismo también obtiene la vitamina D, así que pasar bastante tiempo al aire libre es importante para la salud y el desarrollo de los niños.
  • Los productos lácteos no son los únicos alimentos ricos en calcio, también muchos de los hierbajos (como el perejil o las espinacas) y las legumbres contienen notables cantidades de este mineral.
  • El pescado y los mariscos son los principales proveedores del fósforo, pero no hay que olvidar, que la col y la calabaza también contienen este elemento.
  • Tanto el pescado, como la carne son ricos en cinc.
  • Los cereales son una fuente importante de los microelementos necesarios para la salud dental, pero es fundamental que no estén demasiado procesados.
  • Los niños tienen que comer mucha fruta y verdura – la costumbre de tener una alimentación sana y variada es crucial para que su retoño conserve unos dientes sanos y bonitos durante toda la vida.

Y lo más importante: visite regularmente al dentista, consulte con el médico al encontrarse con cualquier problema o duda. Ayude a su pequeño a no tener miedo de los dentistas y a no tardar de solucionar las complicaciones con los dientes!

Call back