Artículos sobre Salud DentalNoticias de clínica

La implantología moderna: las nuevas tecnologías y los mitos obsoletos

By 06/12/2018 No Comments

Implantación dental: la cirugía guiada por ordenador

Hoy en día unos buenos dientes no solo son una señal de buena salud, sino también un atributo del éxito y bienestar. Uno puede llevar los pantalones rotos y unas zapatillas viejas (además, ¡están de moda!) y eso no influirá para nada en la opinión ajena, pero tener los dientes podridos y agujeros en vez de una dentadura blanca y cuidada será absolutamente inadmisible! Sobre todo, teniendo en cuenta que en nuestro tiempo la gran mayoría de los procedimientos odontológicos, la implantología incluida, se vuelven cada vez más asequibles para cualquier bolsillo, tanto gracias a los diversos programas de financiación, como al desarrollo de las nuevas tecnologías.

Una de las mejores formas de recuperar la dentadura sigue siendo la implantación dental, sin embargo, muchos pacientes dudan y no se atreven a recurrir a este tratamiento. Lo que les para no es solo el precio relativamente alto de esta operación, sino también el miedo al dolor y los mitos sobre el rechazo del implante o las posibles complicaciones tras la implantación.

Pues, vamos a salir de dudas de una vez por todas!

Sobre el rechazo de los implantes

Los datos proporcionados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) dicen que el 98% de los implantes se injertan perfectamente e incluso la gente que tiene una edad considerable pasa por esta operación sin problemas.

Si, es verdad, que con ciertas enfermedades crónicas se vuelve más probable el rechazo del implante: cualquier enfermedad oncológica o del sistema nervioso central dificultará significativamente el proceso. En estos casos es necesario que el paciente pase un examen médico antes de la implantación para ver si hay posibles contraindicaciones – sin eso ningún dentista serio se pondrá a operarlo.

Hasta hace muy poquito en la lista de las contraindicaciones para poner los implantes dentales estaba la falta del tejido oseo en las mandíbulas del paciente, pero con la aparición de la cirugía guiada por ordenador este problema ha sido solucionado.

¿Qué es la cirugía guiada por ordenador y cuáles son sus ventajas?

Uno de los métodos más innovadores en la implantología dental moderna es la cirugía guiada por ordenador, también conocida como la imlantología 3D o 4D. Esta técnica de implantación se diferencia por ser mínimamente invasiva y permite crear (con la ayuda del tomógrafo 3D y ordenador) una imagen virtual del implante muy precisa y hecha para cada paciente en concreto y, además, permite probar el implante virtualmente. Hoy en día es la tecnología que da los mejores resultados tanto en la funcionalidad, como en estética.

El trabajo del implantólogo comienza por la creación de un modelo tridimensional del implante. Gracias a la ayuda del tomógrafo 3D se consigue que este modelo virtual sea milimétricamente exacto. Después el cirujano hace en el ordenador una recreación de la operación y encuentra la posición perfecta para el implante.

El siguiente paso consiste en la creación de una férula quirúrgica idéntica al modelo virtual de los implantes dentales. Esa férula se utiliza para realizar punciones en los puntos exactos de la encías, donde posteriormente serán colocados los implantes. Esta técnica permite (en la gran mayoría de veces) evitar los cortes (y, por consecuencia, las suturas) en las encías, realizando solo las punciones mínimas con una profundidad ideal (tanto para el implante, como para el paciente). Justamente por eso la implantación guiada por ordenador no solo es la técnica más eficaz, sino también la menos dañina para el paciente.

Otra ventaja de esta técnica es que con la ayuda de la tomografía 3D, la operación se planifica de tal manera que el implantólogo no lastime las áreas especialmente importantes y delicadas, por ejemplo, los nervios craneales que son responsables de la sensibilidad de la cavidad bucal, las expresiones faciales y la conexión con las papilas gustativas.

Además, la planificación computarizada de la implantación reduce significativamente el tiempo de la operación: si antes este procedimiento requería 2 o 3 horas, gracias a la utilización de las tecnologías descritas es posible acabar con ello en unos 30-45 minutos.

El periodo postoperatorio tras la colocación de los dientes nuevos también es más agradable en comparación con los métodos tradicionales, ya que no hay cortes ni suturas en la boca. Eso, además, disminuye notablemente el riesgo de los posibles sangrados o inflamaciones de los tejidos alrededor del diente nuevo. El porcentaje del rechazo de los implantes colocados usando esa moderna técnica es mínimo – ¡menos del 2%!

Otra ventaja muy importante de esta técnica avanzada de implantación es su precio, que es casi dos veces menor que los precios de los métodos más tradicionales de la restauración dental.

Todavía queda mucho que contar sobre la implantología moderna. Poco a poco iremos hablando sobre los temas tan interesantes e importantes como el cuidado correcto de los implantes; cuáles son los mejores implantes hoy en día; cómo y con qué criterios elegir bien los implantes, etcétera.

Y en el caso de que ya ha decidido recurrir a la implantación dental, contacte con los especialistas de una de las Clínicas Dentales Family Bushin, situadas en Torrevieja y Campoamor (Alicante): aquí le ayudarán a elegir los implantes, responderán a todas las preguntas que tendrá sobre las diversas técnicas de implantación y también le proporcionarán ayuda con la financiación para recuperar sus dientes perdidos.

Además, hay que apuntar que nuestro implantólogo principal – Rodion Bushin, no solo está considerado como uno de los mejores especialistas en la provincia de Alicante, sino también es profesor de la Universidad Católica de Murcia (UCAM) y posee muchísimos títulos de una gran variedad de disciplinas odontológicas. No dude – en sus manos todas las sonrisas florecen!

Ver precios de los tratamientos dentales aquí.
Ver todas las ofertas de Clínica Dental Family Bushin aquí.

Call back